Toma la peonza de tu vida

Vida-emociones-coaching

La vida da tantas vueltas que no nos sorprende encontrarnos de imprevisto viviendo una situación que parecía olvidada. ¿No te pasa que una tarde, sin más, paseando por una calle cualquiera, por la que además pasas a menudo, de repente, te cruzas con una persona o pasas junto a un lugar y te llega un olor que hace que tu piel se erice?

Ese olor olvidado vuelve para traerte alegría, tristeza, inquietud, nostalgia, miedo… De pronto, una escena vivida vuelve al ahora para re-crearte en ella, para traerte esa voz que tanto extrañas, para ver esa sonrisa dibujada en la cara de tu madre al ver tu carita de felicidad mientras te echaba unas gotas de su perfume, incluso puedes notar cómo la boca se hace agua si es un olor a comida que te recuerda a la que preparaba tu abuela, o te paraliza al recordar una situación desastrosa como cuando te ponías roja al salir a hablar en clase.

¿Qué hace que un simple aroma o un mal olor libere tus emociones de esta manera? ¿Y por qué ocurre más a menudo de lo que parece?

 

Nada más y nada menos, sucede que las personas fijamos en nuestra memoria, de manera inconsciente, situaciones vividas cuando éstas son muy intensas para nosotros, cuando constituyen un motivo especial. Y ahí permanecen ocultas hasta que reaparecen.

Todo esto viene a cuento porque a veces, puede pasar que nos quedemos en ese Estado Emocional, provocado por este imprevisto olor, más tiempo del necesario y que nuestro día se convierta en un mal día cuando lo que nos trae a la memoria es desagradable. Incluso cuando el recuerdo es bueno puede hacernos sentir la nostalgia con tanta intensidad que nos impida hacer lo que íbamos a hacer.

Lo que ha ocurrido es que tú tienes un anclaje que te ha creado un vínculo emocional que logra que cada vez que aparezca ese olor, esa música o ese sonido, tú sientas bienestar o no.

Quiero enseñarte a cambiar ese estado emocional que no te gusta por otro que te va a hacer sentirte muy bien y que te ayudará a eliminarle definitivamente.

 

  • Por favor, identifica el Estado Emocional que quieres tener: de alegría, de serenidad, de entereza, de poder, etc.

 

  • Concéntrate durante unos minutos en lo que de verdad quieres sentir, y haz tu frase: “Quiero estar tranquila” “Deseo tener fuerza para hablar”, “Quiero ser capaz”, “Quiero estar relajada” “Sentirme segura” etc.

 

  • Céntrate solamente en lo que de verdad deseas y define muy concretamente tu estado emocional deseado.

 

  • Ahora, vete al baúl de tus recuerdos y trae a tu mente una situación en la que te sentiste tal y como quieres estar ahora. Seguro que puedes reconstruirla con pelos y señales: dónde estabas, con quién, qué pasaba, si había música, olores, sabores, colores, qué ropa llevabas puesta, etc. Rememora cada detalle que te venga a la cabeza y revívelo en primera persona; siente en todo tu cuerpo esa EMOCIÓN que te hace sentirte así de bien, como anhelas. Imaginación al poder y además “ponle azúcar” 😉

 

  • Y mientras vas recordando y RE-VIVIENDO esa situación, respira consciente y sosegadamente a la vez que pones tu mano en tu corazón o cruzas los dedos con fuerza como hago yo.

 

  • De esta manera, tu mente ya ha asociado tu cruce de dedos o tu mano en el corazón con ese día tan bonito para ti y te hará sentir la emoción deseada, en ese mismo instante y cada vez que repitas el movimiento elegido.

 

Lo ideal es repetirlo varias veces porque cuanto más lo repitas, más inmediatamente aparecerá la emoción de alegría, de valentía, o de tranquilidad y se automatizará de tal manera que tu anterior anclaje que te hacía sentir mal, habrá desaparecido definitivamente.

 

¿A qué tengo razón cuando digo que las Emociones son fantásticas?

 

¡¡¡Toma la peonza de tu vida en tus manos!!!

 

 

Si te ha gustado el post, puedes compartirlo


4 comentarios en “Toma la peonza de tu vida

  • Carmen

    Me ha recordado muchos momentos felices de mi infancia, sobre todo lo relacionado con los olores, por ejemplo el olor a alhucema (lavanda) de la ropa calentita después de un baño en invierno sin bañera ni calefacción.
    Lo que me ha aportado “Toma la peonza de tu vida” es el utilizar esa asociación placentera en momentos de dificultad o en anular un sentimiento negativo.
    Muchas gracias Marta

    • Marta Author del Artículo

      Carmen, efectivamente se trata de eso, de anclar esas sensaciones placenteras, positivas para poder recurrir a ellas en los momentos en los que nos hagan falta. De esa manera esa sensación o pensamiento negativo puede cambiar por aquello que hayamos decidido anclar. Es realmente útil y funciona.
      Muchas gracias Carmen por comentar.

Los comentarios están cerrados.